Una molécula que facilita recuperar la memoria estimula la búsqueda de una cura para el Alzheimer