El ‘marcapasos cerebral’ que ralentiza el alzhéimer