El consumo moderado de alcohol podría reducir la mortalidad en pacientes de Alzheimer leve