El biomarcador de Alzheimer más temprano encontrado en un modelo de ratón podría apuntar a nuevos objetivos