Desarrollan neuronas artificiales con las que curar enfermedades crónicas