Una de cada tres consultas al psiquiatra están relacionadas con adicciones a las nuevas tecnologías