Una de cada diez mujeres que pide tratarse de una adicción es por consumo de sedantes