Un vídeo viral alerta de los riesgos de una sociedad adicta a los smartphones