Un tipo de célula del cerebro podría tener la clave para nuevos tratamientos para las adicciones