Nueve de cada diez pacientes con una adicción tienen también una enfermedad mental