Los consumidores de cocaína no pueden olvidar datos irrelevantes