La proteína inmune puede impulsar la recaída en el alcoholismo