La cocaína destruye neuronas en el lóbulo frontal del cerebro causando graves alteraciones de comportamiento