Evidencian la necesidad de repensar la adicción al juego como parte de un trastorno dual