El Hospital Sant Pau de Barcelona bate un nuevo récord de ingresos por adicciones