Unos marcadores en el cerebro pueden detectar el riesgo de trastornos psicóticos