Una enzima podría explicar los síntomas depresivos en la enfermedad de Huntington