Tanto la anorexia como la bulimia tardan casi un año en ser detectadas