Los alumnos brillantes tienen más riesgo de sufrir trastorno bipolar o anorexia