La ‘reserva cognitiva’, clave para el tratamiento de trastornos mentales graves