La anorexia podría tener una causa genética y no solo mental