Identifican unos biomarcadores cerebrales claves en el TEPT