En la actualidad los niños pasan más tiempo del que deberían utilizando móviles o tablets, e incluso, según apunta un informe del Education Policy Institute de Reino Unido, podría desembocar en problemas mentales. Según publica el estudio, el 37,8% de los adolescentes de 15 años en Reino Unido podrían ser clasificados como usuarios que abusan de Internet, siendo considerado abusivo por la OCDE el superar las seis horas online fuera del horario escolares. Para afirmar esto, vieron que el 12% de los niños que no utilizaban redes sociales ni navegaban por Internet tenían síntomas de problemas mentales. Esta cifra aumentó al 27% en los niños que pasaban en Internet tres o más horas al día.

El estudio no pudo determinar si el causante de los trastornos era el abuso de Internet, o si por el contrario el trastorno generaba que los niños abusaran de Internet. Lo que sí se desprende del estudio es que las redes sociales pueden provocar problemas en el bienestar y la salud de los más jóvenes al ser más susceptibles al bullying. El 18% de los que pasaban más de 3 horas al día afirmaban que se habían difundido cosas negativas sobre ellos en la red, frente al 7% de los que pasaban 3 horas o menos.

Aun así, el estudio advierte también de que restringir el uso de Internet puede no ser una buena solución a largo plazo, ya que puede impedir que los niños desarrollen habilidades para poder trabajar en situaciones con estrés en la red, así como a controlar sus emociones y a poder superar dificultades. Por ello, lo que hace falta, según el estudio, es pedagogía y enseñar a cómo han de ser utilizadas las herramientas digitales, porque si no, los niños tendrán menos habilidades para utilizar estas herramientas en el futuro, lo que puede lastrar su educación y sus futuras oportunidades laborales.

Por último, el estudio concluye que al final el concepto de bullying está asociado a las relaciones entre niños, siendo el medio utilizado al final un mero intermediario. Si entran en contacto con abusones de manera física, el bullying será físico, mientras que lo hacen por Internet, éste será online. Otros estudios, como el realizado por Ofcom en 2016, desvelaron que el 72% de los niños encuestados habían dormido menos horas de las que deberían debido a sus hábitos de uso de Internet, y que el 60% no había hecho los deberes alguna vez a cambio de estar más tiempo en Internet. De los usuarios a los que se realizó esa encuesta, el 25% afirmó que sentían ansiedad cuando estaban desconectados de Internet.