400.000 personas, la mayoría jóvenes, sufren un trastorno alimentario