Trastorno límite de personalidad o trastorno bipolar: datos objetivos que apoyan las diferencias