El trastorno límite puede diagnosticarse mucho antes prestando atención a los problemas de comportamiento de los niños