Corroboran que la falta de empatía es un rasgo de los pacientes con trastorno límite de la personalidad