Una nueva aplicación para iPhone desarrollada por investigadores de la Universidad de Illinois en Chicago tiene como objetivo realizar un seguimiento y predecir episodios de humor a través de las pulsaciones de teclado. Creado por el psiquiatra Alex Leow y Peter Nelson, la idea de BiAffect se llevó a cabo cuando el hijo de Nelson de 24 años fue diagnosticado con trastorno bipolar, un trastorno mental que causa cambios inusuales en los niveles del estado de ánimo, energía y actividad.

Este investigador pensó que si su hijo era capaz de usar una aplicación que pudiera realizar un seguimiento de los signos tempranos de alerta de la enfermedad, quizás le podría ser más fácil buscar ayuda. Para averiguar si un usuario podría estar experimentando un episodio maníaco o depresivo, se centraron en diferentes parámetros de la utilización del smartphone como la velocidad al escribir, con qué fuerza presionaban las teclas y ​​con qué frecuencia del uso utilizaban la tecla de retroceso así como otros elementos de corrección ortográfica.

Un estudio reciente realizado por Leow y Nelson mostraron los metadatos del uso de los móviles de 31 personas y cómo la velocidad de escritura, los errores de ortografía y el uso de la tecla de retroceso mientras escribían textos se correlacionaba con episodios maníacos y depresivos. “Los pacientes que tienen un episodio maníaco han visto reducido su control de los impulsos, lo que los hace menos propensos a tener tiempo para aceptar las recomendaciones de corrección ortográfica”, dice Leow. También tienden a hablar más rápido. “Una de las hipótesis que teníamos es que si hablan más rápido, también tenían que escribir más rápido”, dijo Leow. Aunque esto no funcionase para todos los casos también analizaron cómo en episodios depresivo, había más posibilidad de que teclearan más lentamente.

La dinámica de pulsaciones de las tecla con la velocidad de la escritura, la frecuencia de los patrones de mensajes de texto y el uso de aplicaciones de redes sociales se alteraban durante episodios depresivos y maníacos en personas con trastorno bipolar. BiAffect no hace un seguimiento del contenido de los mensajes de texto para ganrantizar su privacidad pero mediante la descarga de la aplicación, sí que analiza las pulsaciones del teclado y los mecanismos de cómo se redactan los mensajes de texto. Leow y Nelson esperan que con más descargas, los datos pueden servir para recoger estadísticas sobre el estado de ánimo y la cognición de muchos usuarios diferentes.