Los trastornos de ansiedad suelen convivir con el trastorno bipolar, según demuestra el primer metaanálisis sobre la relación entre ambos desórdenes. “Aunque los especialistas en salud mental suelen ser conscientes de la elevada frecuencia de la comorbilidad en sus pacientes con trastorno bipolar, algunos consideran que la ausencia de un trastorno del ánimo es un resultado terapéutico positivo”, explicó la autora principal, la doctora Barbara Pavlova, de la Universidad de Dalhousie, Halifax, Nueva Escocia, Canadá.

Con su equipo revisó la literatura médica publicada e identificó a los mejores estudios con resultados originales sobre la prevalencia de los trastornos de ansiedad en los adultos con trastorno bipolar diagnosticados mediante cuestionarios validados. Finalmente, los autores seleccionaron 40 estudios sobre un total de 14.914 adultos de América del Norte, Europa, Australia, América del Sur y Asia. El 56 % era mujer y la edad promedio era de 43,2 años.

En The Lancet Psychiatry, el equipo publica que el 45 % de los participantes con trastorno bipolar tenían algún trastorno de la ansiedad, como trastorno de ansiedad generalizada (20 %), fobia social (20 %), trastorno de pánico (19 %) y trastorno del estrés postraumático o TEPT (17 %).

El trastorno obsesivo compulsivo y el pánico eran casi siete veces más comunes en las personas con trastorno bipolar que en el grupo control, mientras que el riesgo de TEPT crecía seis veces, el de fobia social o ansiedad generalizada se quintuplicaba y el de otras fobias se triplicaba en uno versus otro grupo. La prevalencia de la ansiedad no varió entre las personas con trastorno bipolar I y II.

El equipo aplicó los criterios diagnósticos DSM-III y DSM-IV para definir los trastornos de ansiedad y revisó los estudios realizados hasta 1 de junio del 2014 que pudo reunir con los siguientes términos de búsqueda: ansiedad, trastorno de pánico, agorafobia, fobia social, ansiedad social, trastorno de ansiedad generalizada, fobia específica, trastorno obsesivo compulsivo, trastorno de estrés postraumático y trastornos de ansiedad no especificado.

El doctor Michael Thase, profesor de psiquiatría de University of Pennsylvania, Filadelfia, elogió el estudio. “Los trastornos de ansiedad a menudo pasan desapercibidos en la fase maníaca. Esta comorbilidad exige una terapia orientada”,comentó. Thase, que integra la Comisión de las Guías de Práctica Clínica para el Trastorno Bipolar de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, consideró que el metaanálisis debería atraer más atención a los trastornos de ansiedad. “Estamos atrasados con la revisión de nuestras guías”,admitió y dijo que espera que las próximas guías destaquen “la importancia de los trastornos de ansiedad”. El especialista consideró que se necesitan más estudios sobre las mejores prácticas para los trastornos de ansiedad.