Los escáneres cerebrales pueden ayudar a diagnosticar trastornos mentales