La fototerapia con luz blanca brillante aplicada al mediodía puede ser eficaz en pacientes con depresión por trastorno bipolar, señala una nueva investigación publicada en American Journal of Psychiatry. El estudio explica que este método terapéutico dio lugar a una mejor respuesta antidepresiva, en comparación con la exposición a luz roja tenue en pacientes con trastorno bipolar.

“Se observaron claras diferencias en el efecto entre la luz brillante, en comparación con placebo, entre las semanas 4 y 6”, manifestó a Medscape Noticias Médicas la autora principal, Dra. Dorothy K. Sit, profesora asociada del Departamento de Psiquiatría y Ciencias de la Conducta, Feinberg School of Medicine de la Northwestern University de Chicago (Estados Unidos).

Además, el tratamiento no dio lugar a hipomanía, efecto adverso “que nos preocupaba. Así que en este sentido es bastante inocuo”, señaló la autora. El tratamiento, que es portátil y fácil de utilizar, “ofrece otra opción” a la farmacoterapia para pacientes bipolares.

El análisis incluyó a 46 pacientes (media de edad: 44,7 años; 67% mujeres) con trastorno bipolar confirmado, depresión mayor moderada (puntuación media de 26 en la Guía de Entrevista Estructurada para la Escala de Depresión Hamilton (Suplemento de Depresión Atípica [SIGH-ADS]), y sin hipomanía o psicosis. Los participantes en el estudio estuvieron recibiendo dosis estables de medicación antimanía. La mayoría de los pacientes fue alistada durante los meses de otoño o invierno. Se les asignó de manera aleatoria a un grupo que recibió luz fluorescente blanca brillante de amplio espectro (7000 lux), o a uno que recibió luz roja tenue inactiva (50 lux). El tratamiento activo fue similar al utilizado para el trastorno afectivo estacional (SAD), aunque para el trastorno afectivo estacional suele utilizarse una caja de luz de 10.000 lux, indicó la Dra. Sit.