Anomalías del cerebro podrían ser biomarcadores del trastorno bipolar