El autismo y el TDAH son alteraciones funcionales de la corteza cerebral