Una infancia feliz reduce el riesgo de depresión en la edad adulta