Una de cada cinco personas en zonas en conflicto tiene un trastorno mental