La obesidad altera el sistema neurológico e impide que funcione normalmente