La emocionalidad negativa aumenta la vulnerabilidad a desarrollar trastornos