Entre un 16 y un 18 por ciento de los preadolescentes tienen ideas suicidas