En un año las muertes por suicidio han aumentado un 3,1% en España