El calor extremo afecta un 14% más a las personas con una enfermedad mental