Controlar el estrés en la adolescencia reduce su impacto negativo posterior