Alterar el ritmo circadiano puede prevenir trastornos neurológicos