Al menos un 28% de los pacientes con párkinson no están diagnosticados