Pacientes de la unidad de crisis de salud mental en Sant Pau debaten sobre cómo quieren ser tratados