Denuncian la estigmatización hacia los enfermos mentales de un espectáculo de la compañía El Circo de los Horrores