Casi el 20% de los menores sufre algún tipo de trastorno psiquiátrico en su infancia