La fundación de ayuda a personas con adicciones Proyecto Hombre Cantabria ha alertado sobre el aumento de jóvenes adictos al juego online y a las apuestas deportivas, una “nueva realidad” ante la que es necesario que la sociedad incida en la prevención y la intervención”, antes de que se convierta en una “enfermedad crónica”. Según han explicado  representantes de Proyecto Hombre el perfil de estos jóvenes en tratamiento es de personas de entre 20 y 35 años, en formación o con trabajo estable, con importantes deudas generadas por el juego, además de desestructuración en la familia, pareja y relaciones sociales.

Estos jóvenes son usuarios de su programa de ludopatía, creado en 1997 y que en estos 20 años se ha ido adaptando a las necesidades sociales para atender ahora a jóvenes con adicción a las apuestas deportivas y nuevas modalidades de juego derivadas de las nuevas tecnologías.

En cuanto a los datos generales de 2016, Proyecto Hombre atendió en Cantabria a 461 personas en los diferentes programas de tratamiento, principalmente por consumo de alcohol (38%), cocaína (36%), cannabis (11%) y ludopatías (10%). Además, atendió a 571 familias, dentro de los programas de intervención, Escuela de Padres y Madres, y atención a parejas y a padres de jóvenes. Según han indicado, tanto las personas como las familias atendidas en 2016 superan las cifras del año anterior, cuando se registraron 364 y 265, respectivamente, manteniéndose así el aumento sostenido que se viene registrando desde hace años.

En cuanto a los usuarios de los programas, el 43% están en los programas ambulatorios de cocaína, alcohol, adaptación al tratamiento y ludopatía; el 20% en la comunidad terapéutica urbana con tratamiento residencial-centro de día; el 29% en programas penitenciarios (de drogas, alcohol, e intrapenientenciarios preventivo y de mujeres); y el 8% en el programa de La Caixa en colaboración con el Centro Hospitalario Padre Menni.

La Memoria recoge también que los meses en los que se recibe más petición de ayuda son a principio de año, en junio y en septiembre-octubre, aunque este año en agosto se ha duplicado. De las personas atendidas, el 89% habían realizado uno o varios tratamientos previos, y el resto (11%) lo hacían por primera vez. Y de las valoradas en consulta psiquiátrica, el 48% tenían criterios de trastorno mental, algo que comienza a ser “algo común” en las personas con problemas de adicción”, han explicado. También han destacado que la intervención con la familia es “primordial” para el tratamiento, y debe estar “activa y dinámica” para procurar el cambio del adicto y el propio sistema familiar.

Por otro lado, y sobre las mujeres en tratamiento en proyecto Hombre en 2016, la franja de edad se sitúa entre los 35 y 65 años y su adicción principal es el alcohol, el cannabis y los psicofármacos, tomados indistintamente o de manera conjunta. Como dato significativo, destaca que en la actualidad esta problemática va unida cada vez más a trastornos mentales, como de la personalidad y depresiones, junto a cuadros de ansiedad. En la mayor parte de los casos son mujeres laboralmente activas, con responsabilidades familiares y algunas de ellas víctimas de violencia de género con menores en medidas de protección, lo que “dificulta mucho” el éxito en su tratamiento, según se ha explicado en la rueda.