El desafío de cinco personas con esquizofrenia de coronar la cima del Naranjo de Bulnes, como ejemplo de superar esa otra montaña que para ellos es la vida, sirve de llamada desde el documental “¿Y si te dijeran que puedes?” para romper el estigma social y laboral que sufre este colectivo.

A las puertas de que el próximo 10 de octubre se celebre el Día Mundial de la Salud Mental, el reto de estas cinco personas sin experiencia previa en montañismo, de alcanzar uno de los picos más emblemáticos de España (de 2.516 metros), y al que sólo cabe llegar escalando, da vida al documental que se proyectó ayer en Valladolid, y que narra su esfuerzo y el valor de la confianza y las oportunidades.

De la mano del creador de la serie de TV “Al filo de lo Imposible”, Sebastián Álvaro, y dentro del proyecto “Di-Capacitados”, promovido por la firma farmacéutica Janssen, el documental se presentó ayer en Valladolid con el respaldo del consejero de Sanidad, Antonio Sáez, y de la Federación de Salud Mental de Castilla y León, FEAFES.

El desafío de esas cinco personas con esquizofrenia: una mujer, la más joven, de 39 años, y cuatro hombres, el mayor ellos de 56 años, todos pertenecientes a la asociación vizcaína de familiares y personas con enfermedad mental, sirve para destacar “la importancia de las oportunidades, del esfuerzo y del deporte y la actividad física para alcanzar la recuperación en salud mental”, ha explicado el presidente de FEAFES, Jesús Corrales.

Ha puesto en valor Corrales el “¿Y si te dijeran que puedes?” que nombra al reportaje; unas palabras que llevan a la confianza, a que alguien crea que sí puedes hacerlo, a la importancia de competir, que no ganar, y afrontar retos y miedos.

Sebastián Álvaro ha detallado cómo se gestó el proyecto, “una causa noble” para romper el estigma que sufren los enfermos mentales, y el documental, que se estrenó en Bilbao el pasado junio y que está recorriendo las principales capitales españolas.

“Se nos mide por las veces que nos levantamos”, ha reflexionado el creador de “Al filo de lo imposible”, que ha destacado el mensaje que trasladan estos enfermos mentales de que son “capaces de hacer cosas imposibles”.

Para escalar este mítico pico asturiano, los cinco participantes han tenido que afrontar sobre todo sus miedos con “valentía”, atreviéndose, “aunque se fracase”, y han sacado “una lección superoptimista”, que tiene que ver con “el atreverse a intentarlo”.

En este desafío, Sebastián Álvaro ha contado con un equipo de reputados alpinistas, como Juanito Oiarzabal o Juanjo San Sebastián, y aunque el rodaje ha durado un mes y medio, la idea ha tardado dos años en materializarse y ha requerido una preparación previa de los participantes, ascendiendo el Gorbea, haciendo rafting por el río Gallego o sobrevolando en globo Segovia, para vencer el miedo a las alturas.