Relacionan la “poda” de conexiones neuronales con la esquizofrenia y autismo