La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que produce un impacto negativo muy significativo en el funcionamiento de las personas que la padecen. Datos de la Organización Mundial de la Salud indican que es la tercera causa de discapacidad entre todas las enfermedades en las personas por debajo de los 45 años.

Entre los factores que contribuyen a este deterioro de la capacidad funcional se encuentra por una parte que es una enfermedad que se inicia a edades muy tempranas, una enfermedad de neurodesarrollo y esta aparación tan temprana hace que las personas no adquieran las habilidades cognitivas y de relación social necesarias para poder funcionar como lo harían otras personas. Otros de los factores que contribuyen a esta merma en la capacidad funcional serían algunos de los síntomas de esta enfermedad: los síntomas negativos y de los síntomas cognitivos.